27 de marzo de 2012

Gravina in Puglia - Bari

Sesenta kilómetros para llegar a Bari y terminar Italia, quedaron atrás los Apeninos, las buenas pizzas de masa fina crujiente en sus bordes, la cerveza Moreti, la pasta Italiana, la ensalada de rúcula y queso de cabra...Mucha cosa buena y también mala como la rodilla hinchada y dolorida.

Road to Bari

Después de tantos rompe piernas el paisaje se tornó suave, caminos llanos, grandes extensiones de cultivos. No era fácil mover la rodilla, Marcos fue delante todo el tiempo cortando el viento, se notaba ese aire fresco de mar en cada cumbre alzada sobre el paisaje, divisar el horizonte azul era la meta.


Paramos religiosamente para almorzar a 30 km de Bari, la rodilla al limite, el humor que no falte. ¡A por los atchurris! Quedaba poco para coger el Ferri  Bari-Igoumenitsa (Grecia) y descansar.

Cerveza Moreti para celebrar nuestra llegada a Bari, hielo en la rodilla.

Comemos en Pizzeria Mediterrane a cargo de Domingo, el resto es de suponer...


Nos inflamos de pasta y Marcos arrasa con el brebaje Italiano, a las 20h sale el Ferri y tras despedirnos del bueno y simpático de Domingo sobre las 16h, frecuentamos otros tantos bares. Marcos se chufa y empieza a filosofar, discutimos por el estado de mi rodilla y las decisiones que tomar, todo en orden.

Son las 17h y nos permiten embarcar en el super fast ferri, la merla que lleva mi compañero es notable, camina arrastrando la bici para evitar perder el equilibrio pedaleando. Finalmente lo da perdido...
Tras subir al Ferri y aparcar las bicis, vamos súper cargados con todas las alforjas, tanto que Marcos no encuentra otro sitio donde poner el casco que en su propia testa, verlo parece una comedia. Nos disponemos a subir por la zona de pasajeros cuando atónitos vemos a Marcos volar por el almacén de carga del barco dando una voltereta completa hasta caer de culo...las alforjas por doquier, los mozos de almacén y camioneros corren a socorrerlo. Un traspié importante y de impacto para todos los que presencian el momento. Afortunadamente no hay daños que lamentar. Somos la nota del Ferri, mal olientes, barbudos y cargados como mulos. Así termina Italia, arrivederchi!

4 comentarios:

  1. muy xulo el blog y las crónicas¡¡no dejéis de comentar,un saludo y buen viajeeee¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Animo y que no decaiga, en unos dias recuperas la rodilla y a seguir rodando con normalidad, esperemos que no sea nada grave.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Marcos a tope macho!
    Tu mejor Gestor de Cuentas de Gandia cuidará de tus ahorros. Sabrás quien soy si te digo que con el Certificado de Residencia Fiscal solucionamos un pequeño problema de unos cuantos euros.
    Cuidaros mucho, suerte y disfrutar que ahí quisiéramos estar muchos.
    GCh.

    ResponderEliminar
  4. eeeh isma ke tio jajajaj como veo ke estáis disfrutando! muy guapo man! seguiré leyendo tio! ;)

    ResponderEliminar